La llegada de un perro a casa es una gran alegr├şa para todos, pero tambi├ęn debemos ser conscientes de que es el comienzo de una gran responsabilidad. De la misma forma que ocurre con los ni├▒os, desde el primer d├şa tenemos que trabajar para educar al perro y ense├▒arle a obedecer. El adiestramiento y la socializaci├│n son claves para que los perros no desarrollen problemas de conducta y la convivencia sea satisfactoria para todos.

Rutina

Lo primero y más importante es establecer una rutina con el animal. Como señalan los adiestradores de perros, la obediencia debe ser una rutina, no excepcional. Las interacciones con el perro son una forma de aprendizaje, por lo que utilizar las caricias y mostrar afecto para un avance en su aprendizaje o buen comportamiento es una buena idea.

Educaci├│n

Por supuesto, la educaci├│n debe aplicarse desde el primer d├şa. Los cachorros son exactamente lo mismo que los ni├▒os: todo lo que les rodea les ayuda a aprender y a construir poco a poco su car├ícter. Por tanto, se recomienda empezar cuando antes para ense├▒ar cosas porque ser├ín m├ís receptivos y el proceso de aprendizaje ser├í m├ís f├ícil.

Paciencia

Es importante tener paciencia. No importa lo inteligente que sea, ning├║n perro aprender├í a hacer nada en uno o dos d├şas.. Primero podemos mostrarle su nombre para que podamos captar su atenci├│n cuando sea necesario. Entonces lo mejor es continuar con los comandos m├ís ├║tiles y b├ísicos, como acostarse o sentarse.

Refuerzo positivo

El refuerzo positivo es la forma ideal de ense├▒ar a tu perro a obedecer. s├ş cada vez que el animal hace algo bien le damos un premio, percibir├í el comportamiento como algo bueno y no dudar├í en repetirlo. El premio no tiene por qu├ę ser un caramelo, pero tambi├ęn puede ser una caricia o una palabra de cari├▒o.

Clima

Y finalmente, es importante darle al perro su espacio. No lo abrumes con el entrenamiento, pero al principio 10 minutos son suficientes. No tenemos por qu├ę obligarte a ir m├ís lejos si est├ís inc├│modo o cansado.

Finalmente, cabe señalar que Nunca, bajo ninguna circunstancia, el perro debe ser castigado o golpeado.. Cuando el animal hace otra cosa, no es para molestarnos, sino porque está aprendiendo. Debemos enfocarnos en recompensar su progreso y no en castigar sus fracasos. Solo entonces el perro tendrá la motivación que necesita para continuar.

5 consejos básicos para enseñar al perro a obedecer