Desde hace algún tiempo, en las empresas tecnológicas de Silicon Valley, en Estados Unidos, la moda del ayunos de dopamina, una especie de desintoxicación digital para vivir algo más tranquilo y adquirir bienestar. ¿En qué consiste?

La dopamina es la conocida hormona de la felicidad que regula ciertas funciones de nuestro cerebro para controlar que nos sintamos mejor en todo lo que hacemos. En particular, se regulan los estados de ánimo gracias a lo cual nos sentimos más eufóricos, felices y a la vez más bienestar.

¿Qué es el ayuno de dopamina?

Se basa en dejar atrás o alejarnos de aquellas cosas que nos dan placer y nos hacen sentir bien. Y esto incluye desde ciertos alimentos hasta el alcohol, pasando por el uso de las redes sociales, porque en Estados Unidos el consumo de todo esto, especialmente de estar frente a las pantallas, se ha multiplicado más que en unos pocos años.

Esto se debe a que quienes lo practican creen que secretamos mucha más dopamina de la que realmente deberíamos.

¿Qué hacer?

Cuando se trata de hacer este ayuno de dopamina, la gente practica deportes, camina, lee, escucha música … para controlar estos comportamientos adictivos. Por tanto, el objetivo es evitar todo aquello que produzca una rápida satisfacción.

¿Con qué frecuencia hacer esto rápido?

Cameron Sepah, un psicólogo que aboga por el ayuno de dopamina, afirma que puede repetirse entre una y cuatro horas, una vez cada fin de semana, un fin de semana cada cuatro meses o una semana al año.

¿Es bueno el ayuno de dopamina?

Este tipo de “terapia” provocó ciertas críticas ya que se extendió en diferentes países. Bueno, otros profesionales nombran eso no hay evidencia científica de que el ayuno de dopamina realmente tenga un efecto o sea beneficioso.

En general, quienes la critican dicen que es mejor no jugar con la dopamina, porque si esta hormona existe es para algo. Porque tiene una variedad de funciones que no deben pasarse por alto, y cuando Alteramos sus niveles pueden aparecer ciertas enfermedades problemas mentales o problemas relacionados con él.

También se cree que el placer comienza a disminuir a medida que aumenta el número de estímulos, por lo que es necesario producir más dopamina para recibir un estímulo que provoca una sensación similar de recompensa.

Así, lo habitual ya no es agradable porque hay una disminución en la respuesta inicial a un estímulo debido a su repetición, porque si se repite comienza a afectarnos cada vez menos.

Qué son los ayunos de dopamina, la desintoxicación digital que se origina en Silicon Valley