El secreto de toda abuela o madre a la hora de hacer croquetas cremosas es la bechamel, con esta receta obtendrás un look lujoso. La bechamel es una salsa básica que utilizamos en numerosas ocasiones. Con él podemos hacer unos increíbles macarrones al horno, gratinar una coliflor con un poco de queso o utilizarlo como base para croquetas gourmet como las anteriores. Si quieres disfrutar de una receta digna de un restaurante casero, toma nota de cómo preparar una bechamel para croquetas cremosas al estilo de la abuela.

Ingredientes:

  • 75 g de mantequilla
  • 75 g de harina
  • 1 cucharada de aceite
  • ½ cebolla finamente picada
  • 750 ml de leche a temperatura ambiente
  • Una pizca de nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta
  • Cómo preparar una bechamel cremosa para croquetas al estilo de la abuela

    1. Esta bechamel tiene un secreto que la hace destacar, la cebolla. Como ocurre con la tortilla de patatas, con o sin cebolla, es el gran dilema de esta salsa.
    2. Su origen es con cebolla, aunque rara vez lo incluimos en nuestras recetas. En este caso lo vamos a incorporar para que quede mucho más cremoso y suave.
    3. Nos ponemos manos a la obra pelando y cortando la cebolla muy fina. Puedes rallarlo para que las piezas sean todas del mismo tamaño.
    4. Seguimos en la elaboración de este bechamel casera. Ponemos la mantequilla sin sal en un cazo.
    5. Podemos hacer la misma salsa con aceite de oliva. En lugar de mantequilla, es una alternativa igualmente saludable.
    6. Vamos a esperar a que se derrita para incorporar la cebolla y freírla unos minutos a fuego lento.
    7. Incorporamos la harina. La misma cantidad de mantequilla o aceite es lo que se necesita para hacer una bechamel perfecta.
    8. El la harina necesita ser tostada e impregnar con el resto de ingredientes antes de la llegada de la leche.
    9. Agregamos la leche poco a poco, se integrará en una salsa cada vez más espesa. La bechamel debe estar cocida, dejar que la harina tome textura.
    10. Cuando lo tengamos en su punto, Sazone al gusto y le añadimos un poco de nuez moscada para darle ese toque especial que estamos buscando.
    11. Esto será la masa de unas croquetas cremosas y deliciosas Listo en unos minutos, solo nos queda elegir el sabor, unos trozos de jamón o los restos del pollo al horno que tenemos en la nevera. Les daremos forma y los cubriremos con pan rallado y huevo.

    Bechamel para croquetas cremosas al más estilo receta de la abuela