Dimorfismo sexual animal, un concepto presente en la mayoría de especies del reino animal, aunque con diferentes matices. En definitiva, se trata de las diferencias visibles y obvias que existen entre machos y hembras de una misma especie. Discrepancias que pueden estar relacionadas con el tamaño, la fuerza o los colores de la piel, el pelaje o las plumas. Y aunque no responde esencialmente a atributos físicos, también pueden manifestarse en las formas de ser de cada uno y sus comportamientos.

Estas diferencias entre “damas y caballeros” siempre responden a las necesidades de cada especie. Se trata de “ventajas prácticas” para poder sobrevivir en un mundo donde todos los seres vivos forman parte de la cadena alimentaria.

De homosapiens a arañas

Es un error muy común creer que los machos son siempre más grandes que las hembras.. Un matiz de opinión que responde al hecho de que en los seres humanos los machos son en promedio más altos y más fuertes que las hembras. Un patrón que se repite en casi todos los mamíferos, pero que está lejos de ser una ciencia exacta.

En reptiles, anfibios, insectos y muchas rapaces ocurre lo contrario.. Una característica que incluso se puede encontrar en algunas especies marinas. El ejemplo ‘clásico’ a este respecto es el de la tarántula. Pero no es el único.

‘Poder femenino’

La araña tejedora de seda es otro invertebrado de machos ‘enanos’ y hembras ‘imponentes’. De hecho, el tamaño de este último es cinco veces mayor. Y al igual que ocurre con su ‘colega’ la tarántula, esto se debe a que las hembras requieren mucho espacio para poder depositar sus huevos después de la fecundación.Arañas

También popular entre los arácnidos es el caso de la Viuda Negra.. Esto se debe a que los machos, más pequeños y frágiles, se pueden comer durante la cópula. Aunque muchos especialistas consideran que esto es más un suicidio que un ‘homicidio’, ya que para muchos ejemplares esta es la única forma efectiva de reproducirse y contribuir a la preservación de su especie.

Dimorfismo sexual animal: la melena del león

El león es un ‘clásico’ al estudiar el dimorfismo sexual animal. En el caso de los reyes de la jungla, la melena debe acentuar la envergadura más grande de los machos. Todo con el fin de proteger a la manada de amenazas externas.

En muchos casos las diferencias estéticas responden a que los hombres tienen el deber de conquistar. El pavo real, al igual que otras especies emplumadas, utiliza sus colores “exóticos”. Los ciervos pelean con sus cuernos. Todo para conquistar y reproducir. Y es que, en la naturaleza, todo sucede por una razón.

Dimorfismo sexual en animales, ¿qué es y cómo se manifiesta?