Elena Tovar ha compartido la carta que ha escrito con su propia letra, su sobrino de 7 años con sus abuelos, es decir, sus padres. Acompañado de unas aceitunas para el abuelo y unas galletas para la abuela, las palabras de este pequeño han inundado las redes sociales. Ha pasado más de un año desde que el coronavirus entró en nuestras vidas, familias enteras se han roto de dolor. Este niño nos enseña a no olvidar y a seguir amando, el amor es el único sentimiento que jamás desaparecerá.

La carta de un niño de 7 años a sus abuelos que murió de coronavirus emociona a las redes

Hay momentos que no se pueden guardar para uno mismo, somos parte de todos nosotros, lamentablemente el coronavirus es una enfermedad que se ha cobrado miles de vidas en nuestro país. Elena Tovar, consciente de que la carta de su sobrino no solo sería la que dedicaría a sus padres o abuelos, sino también a miles de personas que murieron por la misma causa, escribió en sus redes sociales: “No puedo dejar de llorar. Hoy mi sobrino Keita de 7 años escribió esta carta a mis padres, sus abuelos, que fallecieron el año pasado ”.

Keita se convirtió en el nieto de todos esos abuelos que no pueden disfrutar de lo que más aman. La experiencia de ser abuelo o abuela, de recibir amor incondicional y darlo de forma ilimitada. No están, pero sí están presentes en muchos niños o adolescentes que vivieron la traumática experiencia de perder a sus seres queridos durante esta pandemia. No podía haber abrazos de despedida, besos ni celebraciones familiares, todo se fue con el virus.

Las palabras de Keita a sus abuelos ponen la piel de gallina: “Espero que lo estén haciendo muy bien. Quiero que me dibujes como es el infinito para saber que estas bien y ademas Quiero saber si sois dioses”. Con la inocencia de un niño pequeño que sabe que la energía que recibe de sus abuelos será eterna, que los recuerdos vivirán para siempre, un pedacito de ellos sigue presente, Keita escribe lo que siente.

A los 7 años ha capturado la realidad más dura, que ha emocionado las redes sociales y ha logrado una respuesta unánime. A todos los que ya no están todavía se les recuerda, no hubo un beso o abrazo físico final, sino uno espiritual. La energía que envían sigue generando cada vez más amor, como en la carta de Keita en la que se agradece en primera persona.


Emocionante carta de un niño de 7 años a sus abuelos fallecidos por coronavirus: “Sois dioses”