¿Habrá una cuarta ola de coronavirus?

Foto del autor

By Tubazo

Son muchas las especulaciones sobre el futuro del coronavirus a medio y largo plazo. Las variables en juego en este momento pueden mover el curso de la pandemia. Pero este movimiento puede indicar la superación o, por el contrario, la permanencia e incluso el agravamiento de la enfermedad.

La importancia de las vacunas

El escenario internacional es complicado y en estos tiempos está en juego la carrera por las vacunas. Una carrera en la que pesan las desigualdades, y en la que el ciudadano común tiene la impresión de que la salud es lo único importante. Y mientras tanto, la gente sigue enfermándose, empobreciéndose y muriendo.

En España los números marcan un rumbo favorable. La tendencia a la reducción de casos se ha mantenido en las últimas semanas. Esta tercera ola parece haberse aplanado y el país ya ha abandonado la cresta. Pero nada es definitivo, Covid-19 tiene la última palabra por ahora.

¿Llegará la cuarta ola?

Lo único cierto es que la crisis continúa y la pobreza de las naciones aumenta. Cada pequeño paso es un gran avance que alimenta la esperanza y renueva el impulso. Coronavirus

Cada país es un mundo en esta crisis. Cada nación intenta hacer frente de la mejor manera posible a la situación de su gente., pero las diferencias en recursos y situaciones son muy grandes. Y si bien es cierto que ha habido más muertes en unos países que en otros, nadie se ha salvado de esta catástrofe. La población está desmoralizada, asustada y, en muchos casos, desesperada.

¿Qué dice la Organización Mundial de la Salud?

En su última conferencia en 2020, la Organización Mundial de la Salud destacó los avances realizados en la lucha contra el coronavirus. Pero también emitió una alerta a la humanidad. El mundo debe prepararse para afrontar cualquier crisis, incluso una peor que la que ya estamos viviendo.

El Dr. Mark Ryan, director del programa de emergencia de la OMS, reconoció que lo que el mundo ha experimentado con la pandemia puede no ser lo peor. Y en sus palabras advirtió sobre otras enfermedades emergentes que podrían ser aún más graves.

El mundo está aprendiendo a moverse en casos extremos, y este aprendizaje será útil para cualquier escenario futuro. Aparece una cuarta ola u otra epidemia, la humanidad está haciendo las cosas mejor. La ciencia, la logística, la formación, la comunicación, la gobernanza, todas las áreas se han visto conmocionadas. Las estructuras han cambiado y esto ha servido de experiencia para el futuro, sea el que sea.

Vacunas: una esperanza fundamental en el escenario internacional

Nadie se anima a opinar sobre un periodo de permanencia del coronavirus en el mundo. Tampoco se discute si se prevé una cuarta ola o si se puede esperar la recesión definitiva del virus.Elementos de coronavirus

Por un lado, las vacunas son la esperanza que da un poco de luz a gobiernos y poblaciones. Con más o menos estimaciones de efectividad, la vacunación ha comenzado a funcionar, aunque a un ritmo muy lento.

La demanda supera con creces la oferta y pocos laboratorios en el mundo monopolizan la producción. Realmente poseer vacunas hoy en día es tener el activo más valioso para una empresa: la salud y la vida de los demás. Los laboratorios han sido centros de inversión para grandes capitales que, además de contribuir a una noble causa, no renuncian al negocio.

En esta dinámica de vacunación lenta, si las vacunas funcionan como se espera, es posible que los números se estanquen, que las curvas de crecimiento de la enfermedad se aplanen. Pero todavía llevará mucho tiempo inmunizar a las poblaciones.

En el otro lado de la escala, las nuevas cepas del virus

Covid-19 continúa mutando. Circulan nuevas cepas del virus y surgen alarmas sobre la eficacia de las vacunas y cuánto durará la inmunidad. Las variantes pueden ser más contagiosas, más letales o también pueden debilitarse.

A la identificación de las nuevas cepas y su mayor contagio, se agregó un dato de investigadores ingleses que establece esa variante B.1.1.7. sería entre un 30 y un 70% más letal que el virus original. Esto abre otro debate sobre qué esperar de las vacunas.

Las principales compañías farmacéuticas están experimentando para ver si sus vacunas pueden contrarrestar los efectos de las nuevas cepas. En general, confirman que su la inmunización protege contra variantes detectadas hasta la fecha. Los científicos están de acuerdo en que una mutación no podrá desactivar por completo una vacuna. Sin embargo, continúan trabajando para lograr una mayor certeza de cara al futuro.

El riesgo no desaparecerá

La escena mundial y la española en concreto, demuestran que a corto y medio plazo el riesgo de contagio seguirá siendo muy elevado. En el caso de que se relajen las medidas de prevención, incluso puede aparecer una cuarta onda, que puede no ser generalizada sino localizada.

La propagación de infecciones, la tasa de vacunación y la eficacia de las vacunas marcarán el ritmo de la enfermedad.. A medida que Covid-19 establezca su curso, los científicos deberán vigilar de cerca la evolución de las cepas. Y los gobiernos tendrán que estar atentos para establecer restricciones en caso de que se activen las alarmas.

.

¿Habrá una cuarta ola de coronavirus?